Obviar

Lunes a Viernes/Domingo 18:00 h

Relato..-. Pasión entre Gonzalo y Margarita

Moderadores: eclipse, aguilaroja, Estuarda, Barsine, Moderadores

CAP-44- LA BODA

Notapor Mar.Gonz el Dom May 19, 2013 11:03 pm

A la mañana siguiente, preparaban la carreta para salir hacia la Villa. Catalina miraba a Margarita con el rabillo del ojo. Cipriano miraba a Catalina haciendo muecas y guiños para advertirle de una nueva situación.

—¿Porque me haces guiños? ¿Qué es lo que te pasa Cipri?—dijo la doncella una de las veces que se quedaron solos en la cuadra.

—¿Es que no ves que Gonzalo está diferente. Y las miradas que le echa a su cuñá?

—Si ya me he dado cuenta. Creo que estos dos algo traman. Pero yo no me voy a quedar con la mosca tras la oreja.

—¿Que vas ha hacer? Mejor estate quietecita.

—Eso no me lo dices cuando estamos en el jergón—dijo zalamera mientras se acercaba a Cipri.

El sonriente quiso besarla, pero en aquel preciso momento unas risas los volvieron a la cuadra.

—Pues creo que sí que tendríamos que decírselo—dijo Margarita.

—¿Qué es lo que tendrías que decir y a quien? Si puede saberse claro—preguntó Catalina.

—Ay, Cata, que susto. Pensábamos que estabais despidiéndoos de la familia.

—Ya lo he hecho antes. Pero no me cambies de conversación que se que os pasa algo. Nos hemos dado cuenta los dos—Señaló a Cipri con sus manos.

Este sonrió levantando los hombros.

—Pues si—dijo Gonzalo.

—Pues sí ¿que?—preguntó curiosa la doncella.

—Margarita y yo tenemos que deciros algo.

La muchacha miró a Gonzalo y suspiró profundamente.

—Ay, madre que me lo imagino—intervino sonriente dirigiéndose a su amiga—Venga Gonzalo que no tenemos todo el día hombre.

Margarita, les mostró el anillo que lucía en su mano, mientras Gonzalo decía lo que sus amigos imaginaban.

—Margarita y yo, vamos a casarnos.

Cipriano miró a Catalina que reía junto a Margarita. Se aproximó a Gonzalo y le abrazó felicitándole.

—Enhorabuena Gonzalo. Ya era hora que os decidierais. Es la mejor noticia que podíamos recibir.

Catalina abrazada a Margarita, la besaba sin parar.

—Que te dije yo. Que una boda trae otra boda. Ay que felicidad madre, si es que os lo merecéis, si es que habéis sufrió mucho. Trae que te bese Gonzalo. Me alegro mucho por los dos.

Cipriano abrazó a Margarita. Y los cuatro rieron alegres por las buenas nuevas. Tenían cargada la carreta, se habían despedido de sus amigos y familiares, por lo que los cuatro se subieron a ella, y partieron hacia la Villa entre risas y abrazos. Mientras Lope,desde el quicio de la puerta de la posada, tenía la mirada fija en un solo objetivo. Margarita.
Avatar de Usuario
Mar.Gonz
 
Mensajes: 450
Registrado: Sab Feb 02, 2013 7:31 pm
Ubicación: www.aguilarojalaguarida.foroactivo.com

CAP-45 FANTASMAS DEL PASADO

Notapor Mar.Gonz el Dom May 19, 2013 11:04 pm

CAP- 45 FANTASMAS DEL PASADO


El camino fue ameno, y menos cansado de lo que esperaban, hablaron de la boda, reían sin parar pensando en los preparativos y en como lo iban a celebrar.

Hacía ya bastante tiempo que habían despedido a Andrés y María y habían tomado el sendero que definitivamente les llevaría de vuelta a la villa. Todo a su alrededor estaba en calma. Margarita, en la última parada, se había sentado junto a Gonzalo, y amenizaba el viaje con una dulce canción de amor. Cipriano y Catalina viajaban en la zona de carga. Ella apoyaba su cabeza en el pecho del posadero, y cogidos de la mano soñaban en el momento en que ellos también podrían cantar a los cuatro vientos su amor.
Gonzalo, lanzaba miradas furtivas a Margarita y sonreía llenándose de satisfacción, cada vez que la encontraba observando embelesada el anillo que circundaba su dedo. Margarita en una ocasión se dio cuenta de la sonrisa de Gonzalo y preguntó.

—¿Qué es lo que te hace tanta gracia?

—Nada, no me hace gracia nada. Es que te he visto tan absorta, mirando el anillo, que…

Ella, sonrió.

—Gonzalo, me siento muy feliz. Soy la mujer más dichosa del mundo.Porque tengo al amor de mi vida junto a mi.

—Y eso será por siempre y para siempre.

Margarita, cerró suavemente sus ojos, y respiró profundamente.

—Me da miedo, tanta felicidad.

—No tienes porque tenerlo. Yo estoy aquí.

Volvió a sonreir. Entonces, Margarita indiscreta le dijo.

—Tengo una curiosidad.

—Dime—respondió sin dejar de conducir los caballos.

—¿Cómo es que tenías el anillo? ¿ Te lo llevaste a Toledo? Normalmente las personas no viajan con anillos de plata.

Una carcajada se mezcló con el aire del camino. Cipriano y Catalina, permanecían ajenos a la conversación, y con su mente ten perdida en su interior, que no hicieron caso a la sonora carcajada.

—¿Te ríes?
Avatar de Usuario
Mar.Gonz
 
Mensajes: 450
Registrado: Sab Feb 02, 2013 7:31 pm
Ubicación: www.aguilarojalaguarida.foroactivo.com

CAP-45 FANTASMAS DEL PASADO

Notapor Mar.Gonz el Dom May 19, 2013 11:05 pm

—Sí, Margarita, pero ni de tu pregunta, ni de ti.

—¿Entonces?

—Debo de confesarte que el anillo, era parte de mí desde hace mucho tiempo.

Margarita le miró extrañada.

—No me mires así. Desde aquella mañana… recuerdas.

Ella le miraba sin decir nada.

—Lo tenía para… quizá… si me perdonabas… algún día yo...

—Gonzalo. Y Pensar que ..

—Bueno, bueno…no nos pongamos tristes. Ahora todo aquello pasó, y tú y yo estamos juntos.

Margarita, sujetó con ambas manos el musculoso brazo del maestro, y apoyando su cabeza sobre él, sonrió en su interior al recordar que sujetaba el vigoroso brazo del héroe de la villa. Su héroe.

Poco a poco, fueron encontrando a aldeanos que caminaban por el camino, eso les indicaba que ya les quedaba muy poco para llegar. Todos se habían quedado en silencio ensimismados cada cual con sus pensamientos. De pronto, se escucharon unos gritos y es trajo de nuevo a la carreta.

—¿Qué ha sido eso Gonzalo?—preguntó Margarita alarmada.

Gonzalo, tiró de las riendas para parar el carro y poder escuchar de donde venían aquellos gritos. Volvieron a escuchar aquellos lamentos y pudieron averiguar que provenían de un grupo de aldeanos que estaban reunidos un poco alejados, en lado derecho del camino.

—Voy a ver qué pasa, vosotros quedaros aquí—dijo el maestro.

Y antes de que Gonzalo pudiera bajar del carro, los hombres del comisario pasaron a galope muy cerca de la carreta y se dirigieron hacia aquel lugar.

—Algo grave a ocurrido Gonzalo, yo también voy —dijo Cipri.

—Y nosotras—dijeron Catalina y Margarita.

—No, vosotras será mejor que no vengáis—les dijo el maestro,—, si están los hombres del comisario puede que sea algo desagradable.

—Pues da igual, Gonzalo, si es algo desagradable nos venimos y punto. Al fin y al cabo ya está la autoridad para remediar lo que sea que se tenga que remediar—argumento Catalina.

—Está bien—dijo al fin Gonzalo—Vamos, pero si es algo...

—Sí, nos volvemos, Gonzalo, ya lo sabemos—interrumpió Margarita. Gonzalo asintió y se dirigió hacia el grupo.

—Si es que nos trata como si fuéramos niñas. Anda que no te va a cuidar poco ni ná, cuando sea tu marido. Menudo es el maestro—replicó Catalina guiñando un ojo a su amiga.

Las dos rieron y cogidas del brazo y se fueron tras ellos, hacia el grupo de personas que empezaban a rodear a los hombres del comisario.
Avatar de Usuario
Mar.Gonz
 
Mensajes: 450
Registrado: Sab Feb 02, 2013 7:31 pm
Ubicación: www.aguilarojalaguarida.foroactivo.com

CAP-45 FANTASMAS DEL PASADO

Notapor Mar.Gonz el Dom May 19, 2013 11:05 pm

Al llegar allí, Gonzalo preguntó a uno de los campesinos.

—Buen hombre, ¿Qué ha ocurrido?

—Pues, acabo de llegar, pero parece ser que María, la hija de los García, se llegó hasta aquí junto a unos chiquillos, para enterrar a su perro—A Gonzalo se le cambió la expresión. Con disimulo miró a un lado y al otro de aquel rincón de la explanada, mientras el campesino continuaba con su explicación— pobrecilla María, el animal le hacía mucha compañía. Cuando la peste llegó a la villa, se quedó sin padres, ni hermanos y el animal era toda su familia y su consuelo—Margarita, casi no escuchaba al campesino, se había dado cuenta del cambio de expresión que había sufrido Gonzalo, su gesto serio de preocupación que había adoptado el maestro, la inquietó. Se acercó a él.

—¿Te pasa algo Gonzalo?

Él, la miró y dijo enmascarando su desazón.

—No, no, nada, es que tengo un mal presentimiento. Los hombres del comisario, no vienen por que alguien entierre a su perro en el monte.

El hombre seguía explicando— La muchacha quería enterrarlo en un lugar tranquilo donde poder venir y para rezarle a solas. Pero… cuando estaban cavando el foso—el hombre se acercó a ellos y hablo con voz queda—se encontraron un cadáver.

De pronto a Gonzalo le aparecieron todos los fantasmas del pasado y se le cayó el mundo encima. El maestro, cerró los ojos, sabía perfectamente que lo que había imaginado hacía tan solo unos instantes, lo que había temido por un momento, se había hecho realidad. Instintivamente miró a su amiga.

—¡Ha dicho un cadáver!—dijo Catalina chismosa, mientras se dirigía rápidamente hacia el interior del corrillo.

—Catalina, a donde vas mujer —la llamó Margarita.

Gonzalo sujetó a Margarita por el brazo.

—Margarita, será mejor que no vayas.

Ella le miró. Él cerró sus ojos suplicante.

—Hazme caso, ver un cadáver no es plato de buen gusto. Quédate aquí, por favor, yo voy a buscar a Catalina y a Cipri.

—Está bien, tranquilo Gonzalo—respondió al sentir el desasosiego en sus palabras—os esperaré aquí. Así vigilaré el carro, no sea que nos quiten lo poco que llevamos—le sonrió.

Él la besó y le dijo.

—Vuelvo enseguida.
Avatar de Usuario
Mar.Gonz
 
Mensajes: 450
Registrado: Sab Feb 02, 2013 7:31 pm
Ubicación: www.aguilarojalaguarida.foroactivo.com

CAP-45 FANTASMAS DEL PASADO

Notapor Mar.Gonz el Dom May 19, 2013 11:06 pm

—No, Catalina, no digas, ni hagas nada.

Cipri les siguió. Ella no quería marcharse de allí.

—No, Gonzalo, no puedo irme—repetía.

—Pero, ¿es que no te das cuenta? Si ese cadáver es Floro, te pedirán explicaciones.

—¿Explicaciones, a mí, de qué? Si yo pensaba que estaba en las Américas.

—Floro esté enterrado en medio del monte, sin recibir cristiana sepultura—dijo Cipri.

—No, Cipri. Eso no es lo peor. Lo peor es que…—miró a su amiga con aflicción—perdóname Catalina pero lo peor es que le han degollado y le han cortado la lengua. Por lo que además de un asesinato, puede que a la persona que culpabilicen la tachen de brujería, y intervenga la inquisición, y buscarán un culpable. ¡Cualquier culpable! Y ya sabes—dijo dirigiéndose a Catalina—la inquisición se aloja en palacio. No tenemos que darles motivos para que pongan sus ojos en ti, ni en nadie de tu alrededor.

Ella le miraba sin apenas oírle, ni entender nada. Cipri le habló.

—Gonzalo tiene razón. Es mejor que no digas nada.

Gonzalo prosiguió.

—Catalina, has de ser fuerte. El que hayan encontrado un cuerpo enterrado en pleno monte, y en esas circunstancias, les deja la puerta abierta a la investigación del caso. Y evidentemente cuando descubran de quien se trata, irán a preguntar sin duda a su viuda, que eres tú, así que lo mejor será que dejemos trabajar a la autoridad, nos marchamos y cuando lleguemos a la villa, ya veremos lo que hacemos. Ahora si dices algo sobre Floro, te harán muchas preguntas de las que no tienes respuestas, te llevarán al calabozo y no te dejaran salir de allí en tiempo. Y si no encuentran culpable, puede que incluso te digan que has sido tú. Catalina, la muerte de Floro, suponiendo que sea él, ha sucedido en extrañas circunstancias, debes evitar por todos los medios que te relacionen con él.

—Pero Gonzalo… se trata de Floro—lloraba— ¿Cómo le voy a dejar ahí?

Gonzalo, se puso frente a ella y la cogió por ambos brazos.

—¿Qué es lo que pretendes? Reacciona ¿Qué te detengan? ¡Piensa en tu hijo!, ¿acaso, quedándonos aquí, o hablando sobre Floro, podemos hacer algo por él?

Catalina le miró desconcertada.

—Catalina, Gonzalo tiene razón. Anda vamos para casa—dijo Cipri mientras dejaba que ella se apoyara en su brazo.

Margarita, al verles en aquella actitud, se había acercado a ellos.

—¿Que ocurre, porque llora Catalina?—pregunto a Cipri

—Es…Floro

—¿Floro?¿Dónde está? ¿Han vuelto de las Américas? ¿Están heridos? ¿Me podéis explicar qué pasa que no está aquí con vosotros?—preguntaba inquieta, al ver las expresiones en los rostros de Gonzalo y Cipri y el dolor y las lágrimas de Catalina.

Gonzalo negó con la cabeza. Catalina, miró a Margarita, y se echó sobre sus brazos, rompiendo a llorar.
Avatar de Usuario
Mar.Gonz
 
Mensajes: 450
Registrado: Sab Feb 02, 2013 7:31 pm
Ubicación: www.aguilarojalaguarida.foroactivo.com

CAP-45 FANTASMAS DEL PASADO

Notapor Mar.Gonz el Dom May 19, 2013 11:06 pm

—¿Pero qué ocurre? ¿Donde está Floro? ¿Le ha pasado algo? Catalina, dime ¿por qué lloras?

Ella, levantó su rostro del hombro de su amiga, y la miró de frente.

—¡Está muerto!

—¿Cómo? —preguntó sorprendida.

—Está ahí, en una fosa que se ha encontrado una niña. Al parecer iba a enterrar a su perro y se ha encontrado con… —explicó Cipri.

—Margarita, ¡está muerto!—girtaba Catalina, mientras volvía a fundirse entre sus brazos, llorando desconsoladamente.

—Será mejor que nos vayamos de aquí—apremió Gonzalo—Aquel hombre del comisario, nos está mirando, y es mejor que nos vayamos de aquí antes de que venga a preguntarnos. Pero ya era tarde.

—¡He! Vosotros—llamó al alto el oficial.

Los cuatro se pararon en seco. Catalina, recordando las palabras del maestro, tomó fuerzas y se secó las lágrimas con el reverso de la mano. Margarita, de espaldas al hombre, le hacía muecas para que se callara.

—Si—respondió Gonzalo.

—¿Por qué llora tanto esa mujer?¿le conocía?

—Como lo va a reconocer si na más hay huesos.

Catalina no pudo contener de nuevo el llanto. Margarita hizo un gesto obligando a su amiga a reponerse.

—Es que no puedo ver a los muertos, oficial. Es ver a uno y me pongo a llorar como una tonta.

—Es muy sensible —intervino Margarita.

El hombre, les miró de arriba abajo.

—Bueno, pues, se acabó la función. A llorar a sus casas, venga desalojen, no hay más que ver.

—Sí, señor. Ya nos vamos—respondió Cipri, con sumisión.

—Señor, ¿a dónde lo llevamos?—se escuchó a otro de los hombres del comisario.

—Llevadlo a los calabozos, el comisario tendrá que verlo para identificarlo, quizá entre sus ropas quede algo y podamos saber quién es. Después si nadie lo reclama lo echaremos a la fosa común.

Catalina escuchaba aquellas órdenes, tragándose las lágrimas. Cipriano la cogió por el brazo y se la llevó hacia la carreta. Gonzalo y Margarita caminaron tras ellos.

—¡Por Dios, Gonzalo! Pobre Catalina, y ella pensando que estaba en América.
Gonzalo caminaba junto a ella, sin decir nada. Margarita recordó que cuando se acercaron a hablar con el campesino, a Gonzalo le había cambiado la cara. Ella le miró de reojo refugiando su mirada entre sus cabellos, y observándolo en silencio, pudo comprobar que la mirada de Gonzalo no era de dolor, ni sorpresa.¿Acaso, Gonzalo sabía de ante mano que Floro estaba muerto?
Avatar de Usuario
Mar.Gonz
 
Mensajes: 450
Registrado: Sab Feb 02, 2013 7:31 pm
Ubicación: www.aguilarojalaguarida.foroactivo.com

CAP-45 FANTASMAS DEL PASADO

Notapor Mar.Gonz el Dom May 19, 2013 11:07 pm

—Gonzalo, ¿en que estás pensando?—preguntó Margarita.

Él la miró. Algo tenía que decirle, pues sabía que Margarita era muy intuitiva y le conocía como nadie.

—No, no me pasa nada, no te preocupes.

—Gonzalo no me puedes engañar.

—Bueno, en realidad pensaba egoístamente.

Ella arqueó las cejas.

—¿Tu, egoístamente?

—Pensaba en nuestra boda, quizá tengamos que esperar por respeto a Floro y a Catalina.

Margarita, le miró. Sospechaba que era otra cosa la que andaba barruntando, pero le pareció una muy razonada respuesta.

—Pues sí, Gonzalo. Deberíamos dejar pasar un tiempo, para que pudiera calmarse un poco ese dolor.

—Pues, así lo haremos. Anda vamos para casa. Y ya veremos qué podemos hacer.

Durante el escaso camino que les separaba de la villa Cipriano habló con Catalina.

—Catalina, ahora tienes que cambiar esa cara, se supone que no sabemos nada, y que venimos de una boda, así que tenemos que estar felices como hace unos minutos.

—Cipriano tiene razón—continuó el maestro—Murillo de momento no tiene que saber ni sospechar nada, ya que todavía no hay nada oficial, ni sabemos a ciencia cierta que sea así.

—Es verdad Catalina, tienen razón—intervino Margarita.

—Y como queréis que esté. ¿Cómo me podéis pedir que disimule mi dolor?

—Catalina, tú eres fuerte. Tienes que hacerlo, por ti y por tu hijo. Ahora tenemos que llegar eufóricos—Cipriano la besó en la frente, y la refugió entre sus brazos.

—No sé que voy a hacer—sollozó Catalina.
Avatar de Usuario
Mar.Gonz
 
Mensajes: 450
Registrado: Sab Feb 02, 2013 7:31 pm
Ubicación: www.aguilarojalaguarida.foroactivo.com

CAP-45 FANTASMAS DEL PASADO

Notapor Mar.Gonz el Dom May 19, 2013 11:08 pm

—Mira, de momento, tenemos que pensar que tenemos motivo de felicitación, cuando lleguemos a la villa hemos de estar pletóricos, no debemos olvidar que estos dos tortolitos pronto serán marido y mujer.—animó Ciprí.

La mujer miró a su amiga, que asentía en silencio, las palabras de Cipri.
Gonzalo, de espaldas a ellos continuaba guiando a su caballo. Catalina, cerró sus ojos con fuerza, apretó sus labios y respondió.

—¡Tenéis razón! Nadie debe saber nada de esto. Cuando me lo comuniquen entonces veré.

—Esa es mi Cata—dijo Margarita besándola efusivamente—Yo te ayudaré. No lo olvides, todos estaremos junto a ti.

—Gracias Margarita.

A pocos minutos, llegaron a la villa, junto con el atardecer. Dejaron la carreta en la cochera de la casa del maestro, y todos saltaron del carro.

Mientras Cipri y Catalina empezaron a bajar sus cosas Margarita llamó a su cuñado.

—¡Gonzalo!

Este, dejo lo que estaba haciendo y se acercó a ella.

—Dime, mi amor—respondió acariciando su rostro.

—Pues eso, lo que acabas de decir. ¿Qué vamos a hacer al respecto?

Catalina y Cipri, no pudieron evitar escuchar la pregunta de Margarita, y apartando el dolor que sintieron hacía unos minutos, sonrieron cómplices de aquellas palabras.

—¿Qué, qué vamos a hacer?—respondió Gonzalo. Y cogiendo a Margarita de su mano, se dirigió hacia la cocina gritando—¿Hay alguien en casa?

En aquel momento, Alonso salió a su encuentro.

—¡Pádre!—se tiró sobre él para fundirse en un abrazo—¡Tía!—volvió a abrazarse con fuerza.
Avatar de Usuario
Mar.Gonz
 
Mensajes: 450
Registrado: Sab Feb 02, 2013 7:31 pm
Ubicación: www.aguilarojalaguarida.foroactivo.com

CAP-45 FANTASMAS DEL PASADO

Notapor Mar.Gonz el Dom May 19, 2013 11:08 pm

—Hola Alonso. ¿Cómo estás mi amor?—preguntó la muchacha.

—Bien. Aquí con Murillo, Mencía y Sátur. ¡Sátur!—gritó el muchacho—¡Murillo!, venid que ya están de vuelta de Toledo.

—Pero Alonso, ¿a que se debe este alboroto?—preguntó el criado. Al ver a los recién llegados se abalanzó sobre ellos.

—Amo, ya han vuelto—Sátur, al igual que Alonso, no dudo ni un instante y se tiró efusivamente, sobre los brazos de Gonzalo.

Al momento estaban todos reunidos en la cocina, sentados alrededor de la mesa y hablando de la boda de Cristobal. Los que se habían quedado en la villa, reían alegres al escuchar las aventuras que habían vivido en Toledo, les explicaron la ciudad, las calles, el rio…

En una de las ocasiones que el maestro se levantó a por unas jarras de agua, Sátur, se acercó para comentarle.

—Amo, ¿es que no me tiene que contar ná?

Gonzalo, alzó sus cejas mirando de reojo a su postillón, mientras llenaba la jarra.

—¿Crees que tendría que contarte algo…que no haya contado ya?

Sátur se acercó más, tocándose su barbilla como siempre hacía cuando le picaba la curiosidad.

—Verá amo.

Gonzalo, miró furtivamente a Margarita y le sonrió. Ella, cerró sus ojos recibiendo aquella sonrisa.

—Eso,a eso me refiero.

—¿Eso?,eso ¿qué?

—Aquí a pasao algo. A mí no me puede engañar—Se separó de él unos pasos y le dijo volviendo a su posición— Si me parece que hasta camina más ligero—Gonzalo preguntó con su mirada— Algo así como si hubiera dejao la carga de trigo en Toledo, ya me entiende. ¡Vamos, que me parece que ha seguido mis consejos he!
Gonzalo, sonrió y movió la cabeza a ambos lados, haciendo el intento de ir hacia la mesa.

—¡Sátur!

Este, se palmeó su rostro con ambas manos.

—¿Hay madre que va a ser verdad? Que ha descargao.

—Sátur, cállate anda.

—Amo, deje que le dé un abrazo—El postillón se abalanzó sobre Gonzalo que no pudo hacer nada pues llevaba en sus manos las dos jarras llenas de agua—Deje que sea el primero en felicitarle…

Alonso, que también había ido hacia donde estaban ellos preguntó.

—¿Que es lo que has descargado en Toledo padre? ¿Por qué te felicita?

—Ya estamos.Es que no tienes otra cosa que hacer que estar escuchando—reprendió Sátur a Alonso…

—¿Qué pasa? ¿ que solo te puedes enterar tu de todo?

—Está bien—intervino el maestro— id a la mesa. Tengo que contaros algo importante.

—¿Es algo bueno padre?

—Júzgalo tú mismo—dijo dejando las jarras sobre la mesa. Todos miraron al maestro al oír aquellas palabras.
Avatar de Usuario
Mar.Gonz
 
Mensajes: 450
Registrado: Sab Feb 02, 2013 7:31 pm
Ubicación: www.aguilarojalaguarida.foroactivo.com

CAP-45 FANTASMAS DEL PASADO

Notapor Mar.Gonz el Dom May 19, 2013 11:09 pm

Gonzalo, caminó hacia Margarita. Le tendió su mano y la invitó a levantarse junto a él. Ella, sintió como el corazón le iba a salir por la boca. Sátur lleno de felicidad y una profunda emoción, les miró, había llegado el momento que tanto había deseado. Por fin su amo, había aparcado el miedo y la tozudez y había roto con los fantasmas del pasado que tanto se habían aprovechado de aquel puro amor. Por fin iba a decir todo lo que llevaba guardado en su interior, durante tantos años.

—¡Venga, padre! ¿Qué es eso que tienes que contar?—dijo sentándose junto a Murillo.

—Veréis. La vida, a veces, nos hace caminar por senderos diferentes, al camino, que un día desde pequeño creíste que deberías seguir. La vida, te pone trabas, te desorienta, te confunde, te produce dolor. Pero llega el día, que comprendes que hagas lo que hagas, vivas lo que vivas, tu vida, y tu camino están marcados desde tu nacimiento. Que hagas lo que hagas, intentes lo que intentes, lo que ha de ser, será. Cada cual tiene su destino, y ese más pronto o más tarde te atrapará.

Ahora, aquí os digo que no se puede luchar contra los sentimientos, que te das cuenta, que el amor—miró a Margarita y le cogió su mano —es lo más grande en esta vida, y que sin amor solo hay vacío—Acarició la suave mano de Margarita y la miró con devoción—te das cuenta que para ser feliz, solo tienes una dirección, que todo lo que anhelas y por suerte tienes al alcance de tu mano, debes cogerlo, para ser feliz, debes abrir tus brazos y dejar que esa felicidad te toque el alma.

—Sí, es que tie un pico… —dijo Satur, al escuchar aquellas palabras.

Alonso, miró con asombro a Sátur, y este lo miró a él. Ambos sonrieron ampliamente. Sátur, miró a Mencía que permanecía boquiabierta escuchando a Gonzalo. Cipri y Catalina permanecían junto a Murillo, por un momento en su mente solo revoloteaban las palabras del maestro, y sonreía también. Sátur, interrumpió.

—Pero, digo yo, amo… ¿podría ser un pelín más concreto? Es que... mirándolo bien…. No nos ha dicho ná. ¿Qué nos quiere decir?—inquirió intencionadamente—y a poder ser.. con menos retorica, ya sabe.
Avatar de Usuario
Mar.Gonz
 
Mensajes: 450
Registrado: Sab Feb 02, 2013 7:31 pm
Ubicación: www.aguilarojalaguarida.foroactivo.com

AnteriorSiguiente

Volver a Relatos

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 8 invitados