Obviar

Lunes a Viernes/Domingo 18:00 h

La floristería

Moderadores: eclipse, aguilaroja, Estuarda, Barsine, Moderadores

Re: La floristería de Quiero

Notapor Nivaria-Guanche el Mié Abr 04, 2012 11:29 pm

Lo cierto es que desde el siglo XV, a lo largo del cual las Islas Canarias son conquistadas, comienzan a oirse los relatos de una octava isla, que a veces se divisaba al oeste de La Palma, El Hierro y La Gomera. Cuando los navegantes intentaban aproximarse a ella, y se encontraban a la vista de sus costas, montañas y valles, la isla era envuelta por la bruma y desaparecía completamente. Evidentemente, la isla fue rápidamente identificada con la mítica isla-ballena de San Brendan, cuyo nombre se convirtió, en Canarias, en "San Borondón". Se creyó a pies juntillas en su existencia, y no faltaron relatos detallados de algún que otro navegante que juraba haber desembarcado en la isla y haberla explorado antes de que volviera a hundirse en el Océano. En algún tratado internacional firmado por el Reino de Castilla, haciendo referencia a Canarias, se hablaba de la soberanía castellana sobre *las islas de Canaria descubiertas y por descubrir*; como quien dice, por si acaso... La isla fue llamada "Aprositus", Inaccesible, y en otras versiones de la leyenda recibe el nombre de "Antilia" o "Isla de las Siete Ciudades", ciudades que se suponían fundadas por siete legendarios obispos.



En los archivos del siglo XVIII aparecen investigaciones oficiales realizadas por las autoridades de la Isla del Hierro, en la que declaran decenas de testigos que afirman haber visto la isla encantada desde las cumbres herreñas. A raíz de ello partió de Santa Cruz de Tenerife una expedición en busca de la isla.

Resulta asombrosa la tenacidad con la que la leyenda ha seguido viva en el folklore popular canario. San Borondón sigue siendo una presencia constante en la imaginación popular de las islas, y seguramente no hay isleño de Tenerife, La Palma, La Gomera o El Hierro que no haya oteado alguna vez desde las cumbres de su propia isla, buscando la isla perdida de San Borondón en el horizonte del oeste donde el sol se hunde en el azul cobalto del Atlántico.

"Resuenen tambores guanches
que la isla misteriosa
se divisa entre las olas;
dibujándose en la bruma
como si fuera una reina
con su cortejo de espuma...

Fin.
Imagen
Avatar de Usuario
Nivaria-Guanche
 
Mensajes: 5119
Registrado: Sab Nov 06, 2010 8:02 pm

Re: La floristería de Quiero

Notapor Quiero_quererte el Mié Abr 04, 2012 11:39 pm

*las islas de Canaria descubiertas y por descubrir*; como quien dice, por si acaso...


:lol: :lol:

Muy listo el rey

Que historia más buena!!!
¿No será que los monjes irlandeses destilaban mucho "vino de misa"? :lol:
Quiero_quererte
 
Mensajes: 2732
Registrado: Sab Oct 02, 2010 2:30 pm

Re: La floristería de Quiero

Notapor Nivaria-Guanche el Jue Abr 05, 2012 12:04 am

Puede ser, Quiero :lol: :lol:

OCEANO TENEBROS
Algunos -parece que muy pocos- navegantes llegaron a Canarias en la Antigüedad. Las islas se hallan en el Océano Atlántico, llamado el "Océano Tenebroso", en el que muy pocos se arriesgaban. Por otra parte, la corriente de Canarias fluye en direccion suroeste y luego vira al oeste, arrastrando las embarcaciones hacia lo que durante siglos se creyó el fin del mundo. Aquellos pocos fenicios, griegos y romanos que llegaron a las islas y que consiguieron regresar para contarlo, las rodearon de un halo de magia y de leyenda.

Según las historias de marinos que circulaban por el Meditérraneo, el Océano Atlántico estaba lleno de monstruos de todo tipo que destruían las naves que por él se aventuraban, y devoraban a sus tripulantes. En cualquier momento se podían encontrar gigantescos remolinos, tempestades provocadas por airados dioses o... el fin del mundo. Una vez llegado al borde del mundo, que se creía un disco plano, los imprudentes marinos caerían al abismo.

Según algunos historiadores, en algunas de estas leyendas había una razón económica y militar. Los fenicios, hábiles marinos y comerciantes, conocían algunas rutas del Atlántico, bordeando Africa o Europa. Como no les interesaba que algún otro pueblo les hiciera la competencia, propagaban rumores y leyendas que mantuvieran a los visitantes alejados.

Aquñi dejo otra cortita. Besis
Imagen
Avatar de Usuario
Nivaria-Guanche
 
Mensajes: 5119
Registrado: Sab Nov 06, 2010 8:02 pm

Re: La floristería de Quiero

Notapor Quiero_quererte el Jue Abr 05, 2012 12:24 am

Me recordaste la leyenda de la Atlántida, que también situaban por las Canarias
Quiero_quererte
 
Mensajes: 2732
Registrado: Sab Oct 02, 2010 2:30 pm

Re: La floristería de Quiero

Notapor Nivaria-Guanche el Jue Abr 05, 2012 12:28 am

LA ATLÁNTIDA

Durante siglos, incluso después de la conquista española, se creyó que las islas eran las cumbres de las montañas de la Atlántida, el gran continente sumergido del cual habló Platón en su diálogo "Timeo y Critias".

La Atlántida era una gran isla, "más grande que Libia y Asia juntas", situada al otro lado de las Columnas de Hércules (el Estrecho de Gibraltar). Era dominio de Poseidón, dios del Mar, y estaba habitada por los Atlantes, descendientes de Atlas, su primer rey, hijo del mismo dios y de una mujer mortal.

La Atlántida tenía toda clase de riquezas, su pueblo era el más avanzado del mundo, y en su centro estaba la gran capital con el Palacio y el Templo de Poseidón. Sus hombres de ciencia transmitían conocimientos y civilización a los demás pueblos, con los que mantenían la paz.

Los Atlantes fueron durante muchas generaciones fieles a sus leyes de justicia, generosidad y paz. Pero con el tiempo degeneraron y se hicieron avariciosos y belicosos. Otros añaden que descubrieron los secretos de los dioses, secretos de energías cósmicas y de fuerzas capaces de destruir el género humano.

Hace unos 11.500 años, Zeus, rey de los dioses, castigó a los Atlantes y, en el transcurso de una sola noche, erupciones volcánicas y maremotos destruyeron la gran isla en un cataclismo de proporciones cósmicas.

Según la leyenda, de la Atlántida quedan a la vista sólo las islas Azores, Madeira, Canarias y Cabo Verde: lo que fueron las cumbres de las altas montañas del continente perdido. Pero sus palacios y templos se encuentran en el fondo del océano que tomó de él su nombre: el Atlántico.

" Hoy sus recios palacios los habitan delfines

y las algas tapizan el prado y el vergel..."

En la página que encontré, también está. Mira :D :D
Imagen
Avatar de Usuario
Nivaria-Guanche
 
Mensajes: 5119
Registrado: Sab Nov 06, 2010 8:02 pm

Re: La floristería de Quiero

Notapor Barsine el Jue Abr 05, 2012 6:46 am

Ohhhhhh, quiero! Me has emocionado! :D

Qué preciosa la historia de Barsine y Alejandro cómo la has contado tú. No sabía de la existencia del primer marido, Mentor, ni la historia de que se habían encontrado de jóvenes mientras Alejandro estudiaba con Aristóteles. Sí, la historia no tuvo final feliz y ella prácticamente ha quedado oculta y desconocida, a pesar de que le dio el primer hijo varón a Alejandro; Roxana es la mujer más conocida (y por otra parte mejor, se me ponen los pelos de punta si me imagino a Barsine en el Alexander de Oliver Stone :mrgreen: ).

Me encantan las buganvillas, mi padre tenía unas plantas preciosas en la terraza. Gracias de nuevo, quiero :)
Avatar de Usuario
Barsine
 
Mensajes: 3013
Registrado: Mié Oct 27, 2010 8:55 am
Ubicación: CAVE BARSINEM

Re: La floristería de Quiero

Notapor Quiero_quererte el Jue Abr 05, 2012 8:01 am

Ops, se había borrado.

Maldito pijofiltro....

aquí la tienes de nuevo, Barsi

Buganvillas para Barsi.
ImagenImagen

Hace tiempo que no entro en la taberna, pero sigo mimando los ramos en la floristería. No es que no desee verlo. Lo echo de menos y el camarero sigue en mis pensamientos.
No es apatía. pero a veces parece que perdemos la costumbre poco a poco de ir a nuestro local preferido.

Me armo de valor y observo las flores. Ayer fue el cumpleaños de Barsi. ¿Qué flores le pegaría?
Sin duda. Buganvillas. unas flores que evocan paredes encaladas, cielos azules y despejados y calas en el Mediterraneo. Imagino Grecia en aquellos tiempos. ¿Estarían las paredes preñadas de buganvillas? ¿en tiempo del gran Alejandro, habría muros encalados sobre los que cuelgan plantas que refrescan el ambiente?

Dos Barsines son las que amaron a Alejandro: Barsine la amante, Barsine la esposa.

Barsine, la amante. BArsine, dulce como Margarita

Su padre, tras perder la guerra contra Artajerjes (no confundir con Jerjes, que luchó en las Termófilas contra los 300), fueron exiliados a Macedonia, donde conocieron al príncipe Alejandro, mientras estudiaba con Aristóteles. Habían casado a Barsine antes de partir con Mentor, de Rodas, aunque no habían consumado por ser ella aun muy joven. Mentor se había quedado al servicio del rey, éste, agradecido, le preguntó que deseaba como recompensa.
"La vuelta de mi esposa, mi suegro y mi familia, majestad"
No os engañeis por sus palabras, Realmente Mentor era una persona ambiciosa, como Victor y, aunque la quería, era el estatus que le proporcionaba lo que anhelaba realmente.

Así se hizo, pero no se puede tentar al destino. No debe nunca saber de la dicha de dos enamorados... poco duró la felicidad. Dos años. Dos años de amor y el fruto de este, una hija, antes del fallecimiento del enamorado.

Pero su cuñado Memnón ambicionaba la posición que con tanto esfuerzo había conseguido Mentor. Deseoso de conseguir la capitanía del ejercito de Artejerjes, se casó con Barsine, tal como había hecho Hernán al casarse con Irene, siendo ya rey Darío, un ser muy parecido a Mendoza.

Por aquel entonces, Alejandro, ya rey, invadió Asia menor y Memnón salió a defender con sus tropas. Pero el rey se fiaba tanto de Memnón como el cardenal de Hernán, por lo que decidió mantener a Barsine como rehén en su palacio para estar seguro de su lealtad. Alejandro no necesitó de los elefantes de Sátur para vencer las tropas, por lo que, finalmente Darío tuvo que rendirse como si hubiera sido atacado por el mísmo Águila Roja.

Barsine y las mujeres de Darío etaban con éste cuando Alejandro con su katana irrumpieron en palacio (ehhh se me ha ido la olla)
Según palabras de Plutarco: “Barsine había sido instruida en griego, tenía un temperamento dulce y descendía de la realeza, con buenas cualidades. Esto, unido a los consejos favorables que recibía de su general Parmenión, hicieron que Alejandro pensara en Barsine como la mujer más agradable e ilustrada a la que podía unirse”.
Fue como el rencuentro de ese primer amor de juventud... Alejandro y Barsine... Sí, sí... sé que así no termina la historia. Pocos son los que comen perdices hoy en día, ni antes, ni en el futuro... ¿pero qué importa?
Ultimamente leo demasiadas novelas de Jane Austen y las hermanas Bronte, así que, dejemoslo así, soñemos con un "para toda la vida"

Voy a llevarle a BArsi las buganvillas.

Imagen
Quiero_quererte
 
Mensajes: 2732
Registrado: Sab Oct 02, 2010 2:30 pm

Re: La floristería de Quiero

Notapor Sisci el Sab Abr 21, 2012 9:20 am

Hola, hola...
Me he atrevido a escribir algo relacionado con la flor y el ave silvestre oficial del estado en el que vivo... es la primera vez que escribo algo asi que espero que les guste... :D
Cada vez que lo leo le agrego o le cambio algo asi que me ha quedado un poquito largo, lo pongo en partes y espero que no lo quite el jefe filtro...

La leyenda del Bluebonnet
By Sisci
Parte 1
Imagen

http://www.youtube.com/watch?v=WYheX_vB ... re=related
Hace mucho tiempo, en un lugar muy lejano, mucho antes de que en esta villa se conociera que existían unas tierras del otro lado del mar que más adelante serian llamadas las Américas, vivía una niña, era una India Comanche, natural de las tierras que siglos después se le llamarían Texas. Su nombre era Ella-quien-esta-sola, así la había llamado el jefe de la tribu en la que vivía por haberse quedado así, sola, cuando sus padres y el resto de la familia murió debido a la gran sequia que estaban sufriendo en esas tierras. Hacía mucho tiempo que no llovía y Texas era (y sigue siendo) un lugar en el que se pueden alcanzar muy altas temperaturas especialmente durante el verano, e incluso en primavera, aunado al hecho de la falta de lluvia. Sin lluvia la tierra no produce nada, sin lluvia y sin comida la gente se enfermaba y moría. Lo mismo pasaba con los búfalos y los caballos, y también con los niños que al igual que los animales, al buscar agua, no sabían muchas veces distinguir cuando podía estar contaminada y podían enfermar.
Ella-quien-esta-sola fue aceptada en la familia del jefe de la tribu. Este tenía dos niños y una niña pequeña, un poco más joven que Ella, el más grande de los hermanos era un guerrero, acababa de pasar sus pruebas y era un buen cazador a pesar de su corta edad, solo dieciséis, el cual buscaba siempre que su padre se sintiera orgulloso de Él. El segundo hijo, un jovencito de apenas unos doce años era un chico inquieto ansioso de aprender y conocerlo todo, al ver a aquella niña huérfana, se había quedado prendado de esos ojos negros y el negro de su cabello también, pero tímido como era, no se atrevió a acercarse, Ella al mirarlo, aun cuando el chico había desviado sus ojos, había alcanzado a ver lo que le parecieron unos hermosos ojos almendrados y un poco rasgados. La esposa del jefe la recibió, le ayudo a limpiarse, le ofreció algo de comer y la llevo para que descansara, pidiéndole a su hija que la acompañaría para que no se sintiera sola. El nombre del segundo hijo del jefe era pájaro-que-canta (también conocido como cenzontle), le llamaron así porque el día en que nació uno de estos pájaros típicos de esta tierra se la paso cantando su hermosa canción hasta que el nació, curiosamente este jovencito era muy rápido y ágil, parecía que quería volar, siempre atento a lo que hacía su hermano, había aprendido a montar caballo antes que a caminar, a cazar y a realizar las actividades comunes de un chico de su edad y era más rápido que muchos de ellos. Era el orgullo de su madre y también el de su padre, aunque no se lo decía abiertamente para no herir los sentimientos del mayor. Además de la gran sabiduría que poseía, era un chico cariñoso, tierno, de una mirada profunda y expresiva que podía decir más que mil palabras, y también era un soñador que gustaba de tirarse en la pradera por las noches para ver las estrellas.
En esa aldea también vivía otra niña, una niña muy bella pero con una mirada fría y calculadora, su nombre era pluma-blanca porque tenía la piel más blanca de lo que estaban acostumbrados, casi albina, tenía unos pendientes que le había hecho su madre, formados por unas plumas de cenzontle y algunas piedras que al moverse parecía que tintineaban como un cascabel. Esta niña no estaba muy contenta de que Ella-quien-esta-sola fuera recibida en casa del jefe porque a ella le atraía Pájaro-que-canta. Solía seguirlo por el campo y a veces intentaba sorprender al chico, pero él sabía muy bien cuando ella se acercaba porque podía escuchar el tintineo de sus pendientes por lo que generalmente huía antes que ella llegara, bueno, casi siempre.
Un día al poco tiempo de que los padres de Ella habían muerto, Pájaro-que-canta cayó enfermo, hacia unos días se había caído y se había hecho una pequeña herida que por falta de agua limpia se había infectado, además la tribu entera estaba padeciendo por la falta de comida, habían llegado a un punto en que no podían hacer otra cosa más que pedir la ayuda del “Gran espíritu”. La gente comenzó a tocar los tambores y a bailar para pedir que lloviera.
http://www.youtube.com/watch?v=yfKF_ZyQ ... re=related .
El jefe y la gente mayor se reunieron para pedir y decían: “Gran espíritu, nuestra gente está muriendo, necesitamos agua para que crezca nuestra fruta, necesitamos comida para que nuestros búfalos se mantengan fuertes, por favor termina esta sequia, dinos que debemos hacer para que mandes la lluvia.” Uno de los ancianos dijo que tal vez lo que se requería era un sacrificio, lo que significaba que cada uno debía dar su más valiosa posesión. El jefe con todo el dolor de su corazón pensó que tal vez tendría que ofrecer a su hijo, que ya estaba enfermo, pero su madre se opuso llorando, aunque sabía que quizá era lo que el gran espíritu quería.
Ella-que-esta-sola entro en su tipi pensando que podría dar ella, ya que no tenía posesiones, solo le quedaba una linda muñeca. Era muy especial para ella porque se la había hecho su abuela con un pedazo de piel de búfalo, la había pintado con jugo de moras, dándole ese color azulado, y en su cabeza llevaba unas preciosas plumas azules de un pájaro. Ella no quería perder a su muñeca ya que era el único recuerdo que le quedaba de su familia, pero también era su única posesión, sabía que no podía hacer nada más.
sigue....
Imagen
Gracias Tanja & Rak
La Leyenda del Bluebonnet
Avatar de Usuario
Sisci
 
Mensajes: 1925
Registrado: Dom Ene 01, 2012 6:16 pm
Ubicación: Texas, USA

Re: La floristería de Quiero

Notapor Sisci el Sab Abr 21, 2012 9:28 am

La leyenda del Bluebonnet
By Sisci
Parte 2
El jefe volvió a llamar a todos para que presentaran sus posesiones al fuego, El saco a su hijo en brazos, inconsciente por la fiebre que estaba causando la herida y lo llevo junto al fuego también. Ella-que-esta-sola salió de su tipi, con su muñeca en la mano y besándola con lágrimas en los ojos, la arrojo al fuego diciendo “oh, Gran Espíritu, aquí está mi muñeca azul, es lo único que tengo y es muy especial para mi, por favor manda la lluvia”, pensando que si llovía, valdría la pena su sacrificio.
Imagen
Vio como su muñeca era consumida por el fuego y entonces un viento hizo que las cenizas se elevaran y se distribuyeran por los campos, un poco de esa ceniza cayó en el pelo de Pájaro-que-canta, ya que estaba muy cerca del fuego. En ese momento, como llegando con el viento comenzó a llover, primero solo unas gotas para que después cayera una gran tormenta. Todos se sentían felices y el jefe aun más, su hijo al estar bajo la lluvia se había enfriado un poco, lo que le estaba ayudando a que bajara la fiebre.
A la mañana siguiente vieron como las praderas comenzaban a reverdecer, pasaron unos días y la lluvia seguía cayendo, todos estaban esperanzados ya que se estaba acumulando el agua y las plantas comenzaban a crecer. Además esa lluvia pareciera que había curado la herida del hijo del jefe lo que muchos consideraron como un milagro.
Unos días después el sol resplandeció y al salir de sus casas se encontraron con un espectáculo esplendoroso sobre las praderas, nadie lo podía creer, loa campos se habían cubierto de unas bellas flores de color azul como las plumas de la muñeca de Ella-quien-esta-sola. Curiosamente, el pelo de Pájaro-que-canta que había sido tocado por la ceniza, también había cambiado a un color azulado, solo un mechón, pero al fin azul. Al ver todo esto la gente de la tribu comprendió que eso era una señal del Gran Espíritu.
Imagen
Siguió lloviendo durante más días, así que la gente seguía bailando y tocando los tambores para celebrar. Fue entonces que a la niña le cambiaron el nombre, ya no era más “Ella-que-esta-sola”, ahora la llamaban “La-que-amaba-a-su-gente”. Desde entonces, el gran Espíritu recordaba su sacrificio cubriendo las bellas tierras de Texas con esta bella flor azul. A esta flor se le llama Bluebonnet.
Imagen
sigue...
Imagen
Gracias Tanja & Rak
La Leyenda del Bluebonnet
Avatar de Usuario
Sisci
 
Mensajes: 1925
Registrado: Dom Ene 01, 2012 6:16 pm
Ubicación: Texas, USA

Re: La floristería de Quiero

Notapor Sisci el Sab Abr 21, 2012 9:42 am

La leyenda del Bluebonnet
By Sisci
Parte 3
Los años pasaron y la primavera siempre volvía a cubrir los campos de azul. Dos chicos habían crecido y se habían vuelto los mejores amigos, bueno, y algo mas, aunque todos veían en sus miradas lo que sentían, aun no habían formalizado esa relación.
Pero él no se llamaba mas pájaro-que-canta, ahora se llama pájaro-de-plumas-azules, desde que se recuperara de aquella herida, y dado que se le había pintado un mechón de pelo de ese color, su padre le cambio el nombre, por lo que además, ahora utilizaba colores azules para decorar su cuerpo a la usanza de la tribu. Aunque a ella le cambiaron el nombre, el solo la llamaba “mi flor” o también la llamaba “Rocío de la mañana”, porque decía que así se sentía él cuando la miraba. Pasaban horas juntos en esas praderas, sobre todo en esta temporada, disfrutando del paisaje que tan gratos recuerdos les traía. Desde que El se había salvado, sintiéndose agradecido, había cuidado de ella y le había ofrecido su amistad, la que con el tiempo se convirtió en algo más, hasta que un día se dijeron que se querían, ahí bajo ese cielo rodeados de esas bellas flores azules.
Imagen

Pronto seria el cumpleaños de pájaro-de-plumas-azules y tendría su prueba para convertirse en un guerrero, ella estaba ya lista para ser una esposa, ya que se había preparado de acuerdo a sus costumbres. Por esa razón es que esperaban ansiosos a que El pasara su prueba para así poder casarse. Se lo había comunicado a sus padres y ellos estaban felices por ver a sus hijos felizmente casados, pero siempre había alguien acechando, arruinando cualquier momento que ellos compartían.
Pluma blanca se había convertido en una chica hermosa, pero también en una chica muy caprichosa que quería y pretendía tenerlo todo en la vida y era muy celosa. El había aprendido a escuchar y presentir muy bien cuando se acercaba, podía escuchar el tintinear de sus pendientes. El la evitaba lo más posible, le ponía nervioso ese sonido como de un cascabel, su flor no podía evitar una sonrisa cuando veía en ocasiones su huida pero ya se estaba cansando de esa situación. Pluma Blanca sentía lo mismo y buscaba la manera de separarlos, y se había empeñado en que si no era para ella, tampoco lo seria para La-que-amaba, por lo que tendría que hacer algo y pronto.
La mañana de la prueba, el día de su cumpleaños, pájaro-de-plumas-azules había ido solo a la pradera, dejo su caballo amarrado de un árbol y acostado sobre las flores azules como sobre una gran alfombra, contemplaba el cielo azul con sus nubes blancas y el contraste que se hacía con las flores, desde donde se encontraba recostado podía ver como la alfombra de flores se perdía un poco hasta tocar el cielo. Eso estaba pensando cuando su flor se acerco, El la sintió llegar pero no se movió, permitiendo que ella se recostara sobre su pecho y abrazándola con sus fuertes brazos. Ella le pregunto en qué pensaba, pensando en que estaría nervioso por la prueba, pero no esperaba su respuesta, El le dijo “si algún día muero, quiero convertirme en esta flor para que cada mañana me bañes con tu rocío, sentir tu brisa y que me mojes con tu amor, mi rocío de la mañana”. Ella se asusto mucho por sus palabras y quiso levantarse para mirarlo, El no se lo permitió y besando su pelo la calmo diciéndole palabras tiernas y asegurándole que todo iba a estar bien y que pronto se casarían. “Esta noche” le dijo, “durante la danza en mi honor, anunciare nuestra boda”. Aun no había acabado de decir esto cuando escucharon el sonido del cascabel, se levantaron presurosos pero solo alcanzaron a ver una mirada de odio porque Pluma Blanca se alejo inmediatamente, pensado que eso nunca iba a pasar, ella se encargaría de separarlos. Lo que Pluma blanca no alcanzo a escuchar fue la promesa que su flor le hizo, cuando Pluma Blanca se alejo ella recostándose una vez más sobre su pecho lo abrazo y le dijo que entonces el día que ella muriera se convertiría en ese rocío para cubrirlo cada mañana como él lo deseaba. El la abrazo muy fuerte y lo sellaron todo con un beso.
Imagen
sigue....
Imagen
Gracias Tanja & Rak
La Leyenda del Bluebonnet
Avatar de Usuario
Sisci
 
Mensajes: 1925
Registrado: Dom Ene 01, 2012 6:16 pm
Ubicación: Texas, USA

AnteriorSiguiente

Volver a Relatos

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado