Obviar

Lunes a Viernes/Domingo 18:00 h

Capítulo 2º del guión forero: 'El cardenal'

Moderadores: eclipse, aguilaroja, Estuarda, Barsine, Moderadores

Re: El cardenal

Notapor Sherezade el Dom Jul 19, 2009 12:29 am

22ª ESCENA

En un pasillo bellamente adornado, con suelos relucientes cubiertos por caras alfombras importadas y paredes ataviadas con elegantes y pesados tapices... el silencio apenas es roto por unos pasos de alguien orgulloso, complacido, que se aproxima a una puerta.
Se trata de una puerta que le separa de una habitación en la que le espera un obsequio. La marquesa, le ha ofrecido no solo la fiesta a modo de bienvenida, sino reposo tras la misma, en una habitación con un regalo que espera su llegada.

Al abrir la puerta, lo encuentra sobre la alfombra. Iluminado por el fuego...
- Bu…buenas noches- murmura una voz desde el centro de la habitación.
El cardenal sonríe complacido mientras cierra a sus espaldas la puerta de madera.
Última edición por Sherezade el Dom Jul 19, 2009 11:58 am, editado 1 vez en total
Sherezade
 
Mensajes: 75
Registrado: Sab Jun 06, 2009 4:47 pm

Re: El cardenal

Notapor Sherezade el Dom Jul 19, 2009 12:29 am

23ª ESCENA

Agustín vuelve a su celda y se recuesta en el camastro, mirando al techo. La Fiesta del Cardenal le ha dejado un sabor de boca agridulce. Le duele recordar el odio con el que Hernán y Gonzalo se tratan. Si Hernán le hubiera visto ¿cómo se lo habría explicado? Se ha arriesgado mucho yendo él mismo. No ha actuado con prudencia. Aquella historia del cofre no le ha traído más que problemas…

Se levanta del camastro y comienza a caminar frenéticamente por la habitación.

Agustín recuerda perfectamente cuando supo del cofre. Le había llegado recado de un buen amigo, probablemente el mejor, que dedicaba su vida a la Iglesia en una Abadía cercana, para que fuera a verle. Había ido con presteza y el Padre Gonzalo, le había contado la historia de un cofre que un artesano hubo de hacer, por encargo de un noble desconocido, adornado por una rosa de los vientos, y con cuatro cerraduras distintas, adornadas por los puntos cardinales, que habían de ser abiertas secuencialmente. El noble había asesinado al artesano tras recoger el encargo y toda la historia, había llegado a la Abadía por el hijo del artesano, que le había ayudado secretamente y que nunca había podido hablar. Éste, en su afán por describir el cofre por el que su padre había sido asesinado, le había dejado al Abad unas hojas llenas de esquemas, dibujos y palabras inconexas así como una replica pequeña del cofre, antes de morir. Solo habría sido una historia triste más, pero, el talle en el interior del cofre de un viejo símbolo del Consejo de la Logia, por pocos conocido, junto a que el Abad había garabateado el nombre de un miembro reconocido de la Logia en las hojas del muchacho, habían convencido a Agustín de la necesidad de investigar, de saber si aquel cofre guardaba algún secreto importante.

Y así lo había hecho. La pista del Abad le había llevado al Obispado de Salamanca y allí había tratado de averiguar algo…. Sin embargo, todo lo que llegó a saber es que el Obispo había regalado al Marques de Santillana un cofre por su boda pero ¿era eso tan raro? ¿No era un regalo bastante habitual? Además, el monje que le había descrito este cofre no había dicho nada de la rosa de los vientos, de los puntos cardinales..... No era el mismo cofre…. A pesar de todo hacía años que, de vez en cuando, trataba de seguir la pista a aquel cofre. Pero nunca obtenía nada…

Agustín se dijo a sí mismo que su enfoque del tema le había conducido a una distorsionada realidad… Estaba seguro que aquel cofre no tenía ninguna importancia y que no merecía la pena seguir buscando y arriesgarse inútilmente por esa quimera, casi leyenda, una vez más. Ya lo había hecho en el Obispado, antes de aquel incendio…. Y acababa de volver a hacerlo en el Palacio de Santillana. ¿Cómo había podido ser tan imprudente? Volvió a pensar en Hernán…… si le hubiera visto con Gonzalo.....

Agustín paró en seco su frenético caminar. ¿Dónde estaba su sentido común? No, algo en su instinto le decía que el cofre no merecía la pena. Y su instinto no solía fallarle. No, tenía cosas mejores a las que dedicar su tiempo ahora que el Cardenal Mendoza había llegado a la ciudad. Se resolvió a seguir su instinto y olvidar para siempre el cofre. No volvería a arriesgarse inútilmente por una amenaza fantasma.
Última edición por Sherezade el Dom Jul 19, 2009 11:59 am, editado 1 vez en total
Sherezade
 
Mensajes: 75
Registrado: Sab Jun 06, 2009 4:47 pm

Re: El cardenal

Notapor Sherezade el Dom Jul 19, 2009 12:29 am

24ª ESCENA

Ella quiere continuar, él la calma, sigue bajando por todo su cuerpo, le besa el abdomen, le da pequeños chupetones que hacen que ella suplique, se encoja, se estire, se deslice por la cama gimiendo, estirando sus brazos.
Está dispuesta, pero él quiere darle más, quiere de ella más, quiere tenerla su merced. Será la primera vez que le pida algo de corazón a él, que le suplique lo que nadie más le va a dar.
Sigue bajando y abre sus piernas, encuentra su flor, dispuesta, inflamada. Comienza a besarla, la acaricia con su lengua, juega con ella. Lucrecia se retuerce de placer, está desconcertada, con él nunca había sido así… así de intenso, de delicado, él sigue jugando con su fruta, bebe de su esencia, siente su humedad, la saborea. Sube hasta su abdomen justo a tiempo, ella cree que no puede aguantar más… él le besa la tripa, sube por los pechos, se los sujeta con firmeza, ella no puede ni abrir los ojos, siente que está en éxtasis. Le coge la cabeza sujetándosela con las dos manos, con su boca abierta le suplica un beso, él la besa a pequeñas dosis, ella intenta seguir su boca, pero él la esquiva. Es inmensamente feliz, siente que se está entregando de verdad, que nunca la había tenido así. La vuelve a besar, ella acerca su pubis, buscando su órgano, inflamado, palpitante… se abre de piernas, él se le entrega, ella lo recibe , se le escapa un alarido, él la embiste, dando sacudidas ligeras, casi imperceptibles, ella se contonea, quiere que el ritmo aumente, él cree que no es el momento, la sigue acariciando, por dentro de todo su cuerpo, ella gime, se siente desmayar de placer, le acaricia la espalda, en cada sacudida que él siente en ella cree que esta en el paraíso y sólo existen ellos dos…
Él la empieza a embestir con mas fuerza, ella grita, gira la cabeza para un lado, sube su pubis, para encontrar el de él en lo mas alto. Los dos llegan al clímax al unísono, se quedan extasiados, dando pequeñas sacudidas, sus cuerpos aun están juntos, después de unos segundos, él se aparta de ella, se gira en la cama.
No te separes –Le dice Lucrecia, jadeante. -Quédate aquí, cerca de mi.
No Lucrecia, te he dado lo que querías , ahora me marcho.
-¿Desde cuándo abandonas mis aposentos voluntariamente? –Se extraña la marquesa. -Hernán algo ha cambiado en ti, lo he notado.
-Sí, supongo que sí, ya no soy el mismo hombre, han cambiado muchas cosas Lucrecia, tú tampoco eres la misma….
-Tu comportamiento esta noche ha sido distinto…
-Sólo te he hecho el amor, he hecho lo que siento, no creo que ningún hombre con los que has estado te lo haya dado nunca….contesta Hernán con voz firme, como de enfado..
Se baja de la cama se cubre, y se va.
Última edición por Sherezade el Dom Jul 19, 2009 12:00 pm, editado 1 vez en total
Sherezade
 
Mensajes: 75
Registrado: Sab Jun 06, 2009 4:47 pm

Re: El cardenal

Notapor Sherezade el Dom Jul 19, 2009 12:30 am

25ª ESCENA

Apoyada en la puerta de su dormitorio, con las manos y la espalda contra la madera, Margarita respira hondo. Está sobrecogida. No acaba de entender a Gonzalo. Alzando la cabeza mira por la ventana y descubre la única fuente de luz: la luna.

‘Hay cosas que no cambian’ Embelesada por el recuerdo acaricia la mano que momentos antes Gonzalo besara y suspira recordando lo que fue años atrás bailar con Gonzalo bajo la luna, durante la cosecha… y lo que ha sido volver a hacerlo. Hay cosas que no cambian. La seguridad, el pequeño mundo que forman los dos solos, ajenos a todo y a nada.

Al recoger las faldas para encaminarse a la mesa que le hace las veces de tocador, se detiene mientras una sonrisa ilumina su rostro. En el reflejo del espejo, iluminada apenas por la luz de la luna, el vestido resplandece, y ve lo que ha visto su sobrino.

Un cabello perfectamente recogido y adornado con la peineta de plata, un vestido de cuento… y una sonrisa. La misma que le han causado las palabras llenas de inocencia de su sobrino, las dulces que le ha dedicado Gonzalo… pero sobretodo el baile. Y volviendo a observar a la mujer que la mira desde la superficie del espejo, sonríe encandilada y gira haciendo bailar la tela de seda a su alrededor, con las pequeñas flores de plata creando destellos de luz.

En su baile solitario se dirige a la cama, donde se sienta sonriente. Al intentar estirarse, la peineta de plata que Lucrecia enviara para su preparación, se clava en su nuca. Desganada, la retira y deja que los bucles caigan por su espalda.
Al notar el cabello sobre la piel, recuerda el baile, esos momentos en los que ha olvidado la seda bordada, la plata, los encajes… pero sobretodo recuerda la conversación compartida con Gonzalo, todos esos otros besos y bailes compartidos bajo la luz de las hogueras y las estrellas en las fiestas…

'Hay cosas, que SI cambian' El corpiño que apenas le concede movilidad, los zapatos... él. Sus ojos se encharcan al mirar la desconocida imagen que la observa desde el espejo. Aun con el vestido de seda, brillando bajo la luz de la vela... el cabello revuelto... se pregunta si esta noche ha sido el principio del fin.
Última edición por Sherezade el Dom Jul 19, 2009 12:00 pm, editado 1 vez en total
Sherezade
 
Mensajes: 75
Registrado: Sab Jun 06, 2009 4:47 pm

Re: El cardenal

Notapor Sherezade el Dom Jul 19, 2009 12:33 am

FIN DEL CAPÍTULO 2º


Títulos de crédito:


Dirección:
Las niñas del foro

Guión, y pluma (por órden alfabético)
Aliga
Almudena
Ana de Montalvo
Anakin
Athos
Clhoe
Lechuga-de-roble
Micaela
Mirentxu
Sherezade

Imagen:
Micaela

Continuidad o raccord:
Estuarda
Lorea Hernando
Sherezade


Mención especial a 'Las flores del foro' por sus votos, comentarios taberniles... con los que han modificado, pintado, perfilado y diseñado lo que es hoy, el segundo capítulo forero.

A todas y cada una de vosotras, las de los focos y las de las sombras:
Gracias chicas.
Sherezade
 
Mensajes: 75
Registrado: Sab Jun 06, 2009 4:47 pm

Re: CAPÍTULO 2º del guión forero: El cardenal

Notapor Aliga el Lun Jul 20, 2009 10:54 am

:D
cojo carrerilla y... ¡empujoncillo al capítulo 2!
Imagen
Ojalá la vida hubiera sido de otra manera...
Aliga
 
Mensajes: 101
Registrado: Sab Abr 18, 2009 7:47 pm

Re: CAPÍTULO 2º del guión forero: El cardenal

Notapor almudena el Dom Jul 26, 2009 9:59 pm

ole, ole y oleeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee
Imagen
Avatar de Usuario
almudena
 
Mensajes: 165
Registrado: Vie Abr 03, 2009 2:47 pm
Ubicación: no lo se ni yo

Re: CAPÍTULO 2º del guión forero: El cardenal

Notapor Estuarda el Dom Feb 27, 2011 2:01 am

.
Imagen
"Cásate con un arqueólogo. Cuanto más vieja te hagas, más encantadora te encontrará." :D
- Agatha Christie.
Avatar de Usuario
Estuarda
 
Mensajes: 2687
Registrado: Vie May 01, 2009 12:10 am
Ubicación: aguilarojaforo@gmail.com

Anterior

Volver a Relatos

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 5 invitados

cron